La esquizofrenia y el amor.

La Primavera la sangre altera.
Últimamente tenemos que andar con siete ojos, con los jóvenes ingresados.
Hay más acercamiento entre ellos, más gestos de cariño,...más pasión, diría yo.
Tenemos a un joven moreno, de ojos negros de diecinueve años; enganchado a las drogas: desde el chocolate, pasando por las pastillas, la coca,... hasta el esnifar pegamento.
Tiene la costumbre de aprovechar cualquier despiste nuestro en el comedor, para hacerse de las bolsitas de infusión de tila, para fumársela cuando no tiene tabaco.
Es un paciente que ha tenido tres ingresos desde que trabajo aquí.
Le tengo un cariño especial,y no sabría deciros porque, pues ha sido el más peligroso; pues cuando sufre una crisis, no conoce a nadie y se vuelve tremendamente agresivo.
Su familia ya no puede con él.
Es rapero y dice que canta en un grupo.
La otra tarde durante las Actividades, fue el centro de atención de todos sus compañeros, pues se me ocurrió llevarle un disco de sólo Instrumentales de Hip-Hop , tal y como él me había encargado. Fue estupendo verle cantar y a los demás bailando:
tirados por el suelo, haciendo el trompo, con las piernas haciendo molinetes, moviendo el cuello como si fuese de un robot,... todo un espectáculo.
Llevo viéndole muy pegado a una chica rubia, de su edad que al parecer está loca por él... tanto es así, que hace unos días me han propuesto que sea la madrina de su boda.
Estas cosas me emocionan ... lo más probable es que no se vuelvan a ver, una vez les den el alta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada