Santa Sofía

El templo de Santa Sofía está ubicado en zona de terremotos y ninguno la ha dañado. ¿Cuál es su secreto?
Su nombre significa "Sabiduría Sagrada". Y su construcción en el año 532 le costó al emperador bizantino Justiniano I más de 45 toneladas de oro, el equivalente hoy en día a 3.000 millones de euros. El edificio, que hoy es un museo, ha sobrevivido a los siglos, a pesar de que Estambul se encuentra situada en medio de la falla de Anatolia del Norte. ¿El misterio de tanta resistencia? Las innovadoras técnicas de construcción que emplearon el matemático y arquitecto Anthemios de Tralles y el ingeniero Isidoro de Mileto. Por primera vez en la historia, la cúpula no se sostiene
Image
Detalle de las cúpulas...principal pilar del templo que soporta el paso de los terremotos.
en una base circular, sino rectangular, a través de unos elemento llamados pechinas. Sin embargo, hoy sabemos que esta técnica tan atrevida hace más vulnerable la construcción a las sacudidas sísmicas. La clave de su resistencia , por tanto, hay que buscarla en otro lugar. Ahmet Çakmak, catedrático de la Universidad de Princeton, cree que la sabiduría de los constructores a la hora de elegir el calcio y el silicio como materiales de construcción es decisiva para su estabilidad. La mezcla de ambos componentes tiene propiedades regenerativas, ya que las microgrietas causadas por cada sacudida se vuelven a cerrar. Además, cuanto menos pesa una construcción, menos actúan sobre ella las fuerzas destructoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada